Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

“Si mi compañero no hubiera salido de la cueva, yo me habría quedado allí para siempre”

En sus manos, las consecuencias más visibles de lo que ha vivido. En su corazón, lo que nadie ve y sólo él sabe.

Xisco nos cuenta que tenía que contar hasta sus respiraciones. Es el inicio de un relato impresionante, un rescate contado en primera persona.

Estuvo 60 horas atrapado en una pequeña cueva, a oscuras, sin poder hacer nada más que esperar.

Xisco quedó atrapado con su compañero Guillem. Solo había oxígeno para que volviera uno y tuvieron que tomar la decisión. Pero, como explica, si Guillem no hubiera podido salir de la cueva, Xisco se habría quedado dentro para siempre.

Para entender lo complejo del rescate, en ‘Crónica Cuatro’ sobrevolamos en helicóptero la zona. Las cuevas son solo el comienzo. Porque sus galerías se adentran hacia el interior metros y metros, formando un entramado de más 3 kilómetros en el subsuelo.

Una de esas cuevas la de Sa Piqueta, donde quedó atrapado Xisco, a unos 40 metros de profundidad, en una cavidad de unos 20 metros cuadrados.