Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las caricias y las risas, básicas en la vida de este pequeño sordociego

José es un niño valiente. Lo es desde que nació, hace siete años. Continúa sonriéndole a la vida a pesar de las dificultades. Porque al ser sordociego, no puede hablar ni oír.

Pero a pese de las limitaciones, el pequeño empieza a conectarse con el exterior y a la hora de comunicarse, avanzan aunque poco a poco. Toda una lección la que nos dan José y su familia.