Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

19 años de cárcel para el maltratador que dejó en silla de ruedas a su pareja

Los periodistas estamos acostumbrados a oír declaraciones brutales en juicios.  Pero tenemos que decirles que pocas como estas: “El niño todo el rato encima mío. Que el pobre me decía que tenía ganas de hacer pis. Y me decía: "mamá, me lo voy a hacer encima, porque si me quito de aquí igual te mata". Es el testimonio de Concha durante le juicio que se ha celebrado estos días en Santander.

Hoy hemos conocido la sentencia. Las frases de Concha que han servido para que la condena a su pareja sea larga por delitos como maltrato habitual y lesiones muy graves. 19 años de cárcel. Además de no poder ver al hijo de ambos de 5 años, testigo directo de las palizas continúas a su madre.

Concha quedó en silla de ruedas cuando decidió tirarse por la ventana para escapar de la última paliza que estaba recibiendo. “En un momento que paró de arrastrarme, me empezó a dar patadas en la cabeza. Para escaparme salté de la ventana”. Su pareja bajó. Sin alma, continuó la agresión cuando ella estaba en el suelo con varias vertebras rotas. “Me seguía dando patadas en la cabeza. Diciéndome: "que te muevas, hija de puta, que te muevas". Y yo le decía: "que no puedo, que no puedo moverme". Después él, borracho, se fue a dormir. Malos tratos que empezaron durante el embarazo. “Me tiró al suelo y me empezó patear la barriga. Le decía que parara que tenía el niño ahí dentro”. Le obligaba de rodillas a mantener platos en la cabeza sin que se cayeran, le metía la cara en el retrete.

Humillaciones y palizas que han llevado a una de las sentencias más largas por violencia de género. Él no ha reconocido nada.