Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El atraco fallido en esta localidad de Badajoz

Un vecino graba, atónito, la escena. La policía rodea una sucursal bancaria. Dentro, un hombre armado con un cuchillo está intentando atracarla.

Los agentes dudan, no se atreven a entrar. Y aquí está el motivo: el atracador retiene a la cajera del banco y la sujeta fuertemente poniéndole el cuchillo en el cuello.

En la otra mano, lleva la bolsa con el dinero. Parece que tiene a la Policía contra las cuerdas. Pero, de pronto, le puede la presión y deja ir a su rehén, soltando también el cuchillo.

Ha tenido un final sin mayores consecuencias pero en Guareña, este pueblo de Badajoz, no se habla de otra cosa. El caco es un vecino al que todo el mundo conoce, incluida la Policía. Se llevaba poco menos de 2.000 euros. Va a pasar la noche en el calabozo y mañana a disposición judicial.