Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sorpresa perfecta: conseguir que quien recibió el corazón de su hijo fallecido sea padrino de su boda

A punto de dar el ‘sí quiero’, Becky no se imagina que va a recibir el regalo más importante de su vida. Su novio interrumpe la ceremonia. No pueden casarse todavía. Falta un padrino. Entre los asistentes hay un puesto reservado simbólicamente a Triston, el hijo de Becky que falleció hace 2 años.

Incrédula, la novia estalla de emoción y se funde en un abrazo con el hombre que lleva el corazón de su hijo que, de alguna manera, se convierte en padrino de la boda.

“No hay mejor regalo en el mundo”, afirma una emocionada novia que jamás imaginó que volvería a escuchar el corazón de su pequeño.