Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Palmeras bajo el agua y un molino eólico en el suelo por el temporal de viento

Cuando ni siquiera un molino eólico es capaz de resistir las ráfagas de viento podemos imaginar la magnitud del vendaval. Hasta 110 km por hora se han alcanzado en Cádiz.

La robusta estructura de este barco no ha podido con la fuerza del temporal, que se hundió en el Puerto de Algeciras. Y un centro de salud en Medina Sidonia ha tenido que ser clausurado porque, literalmente, se caía a pedazos.

Estas no son las únicas imágenes insólitas que nos deja esta jornada de vientos huracanados. En el paseo marítimo de Motril,  las palmeras han estado a punto de desaparecer bajo la riada.

Escenas que podríamos volver a ver mañana, porque hasta entonces cuatro provincias andaluzas seguirán en alerta naranja por viento y oleaje.