Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ir al colegio, una tarea de alto riesgo para estos niños gallegos

Ir al instituto puede llegar a ser una misión casi imposible. Cada mañana, deben caminar junto a la carretera, entre coches,  y con mil ojos, para no ser atropellados. En muchos puntos, la ruta pasa por mitad del arcén y con coches rebasando a los chavales a gran velocidad. Un  peregrinaje en el que apenas encuentran ni pasos de cebra, ni aceras. Y por si esto fuera poco, al llegar al instituto se encuentran con una curva, que tienen que atravesar corriendo si no quieren ser atropellados.