Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dos guardias urbanos de Barcelona, a juicio por un crimen en un triángulo amoroso

Un triángulo amoroso propio del mejor thriller. Empezamos por el final, por la frialdad de esta foto donde aparece Rosa, y detrás su amante, Alberto, los dos guardias urbanos. Unas horas después de que se hiciera esta foto, alguien encontraba el coche calcinado con el cadáver de Pedro, también compañero y  novio de Rosa. Sólo pudieron identificar el cadáver por una prótesis que tenía la víctima en la espalda y el coche por el número de bastidor. La pareja de amantes presuntamente lo habían planeado con una frialdad inhumana. Horas después de esta comida, los dos eran detenidos.

Ella nunca denunció la desaparición de su novio. La hipótesis es que la pareja de amantes quiso despejar el camino de su relación matando al novio de ella. Todavía no se sabe cómo lo hicieron. Porque el cuerpo estaba completamente calcinado en  el maletero del coche.  La información que han sacado Los Mossos de sus móviles, y las contradicciones de ambos les hacen ser los únicos sospechosos de la investigación.

Los dos detenidos han estado aislados en comisaría para que no hablen entre sí. A lo largo de la tarde  han declarado en los Juzgados de Vilanova i la Geltrú. Todavía quedan muchas respuestas en el aire. Dónde se cometió el crimen y cómo murió Pedro. Los detenidos tienen un pasado violento: han sido investigados por agresiones y por la muerte de un mantero en una operación top manta.