Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

25 años después de la Expo de Sevilla, así de deteriorada está ahora la zona

¡Cómo ha pasado el tiempo desde la expo de Sevilla! 25 años: de la gloria a la decadencia. Porque la España del 92 era la del despegue al mundo, la del V centenario, la de las Olimpiadas, la de expo de Sevilla.  Durante las obras, incendio incluido, se dijo que no llegábamos a tiempo, que como buenos españoles lo dejábamos todo para última hora.

El viejo fantasma de la chapuza nos rondaba, proyectado en esta escena inolvidable. Cuando el barco réplica de la Nao Victoria de Magallanes se estaba botando. Con Curro, mascota de la expo, sonriendo en su popa. 24 minutos después de tocar el agua, volcó con Curro dentro. Curro y la tripulación sobrevivieron al naufragio. Y la expo se inauguró. Y triunfó.

Por allí pasó todo el mundo. Frente a un veinteañero Príncipe Felipe: un Castro uniformado, Lady Di y Gorvachov y su esposa. La expo se llenaba en forma de largas colas.  Pasó triunfando como pocas exposiciones universales. Y dejó en Sevilla un sabor a vanguardia. Y puentes, carreteras y un AVE que era la envidia de Europa.

Hoy parte de aquel triunfo se ha llenado de malas hierbas, de pintadas, de estaciones vacías,  de óxido, de cristales rotos y puertas cerradas, de vegetación, pabellones abandonados. El antes y el después de esta España tras un cuarto de siglo.