Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cazador de Lleida vuelve al lugar del crimen

El juez acaba de decretar prisión sin fianza para Ismael Rodríguez, el cazador de Lleida que mató a tiros a dos agentes rurales. El juez continúa investigando y está a la espera de un examen de su salud mental para determinar si le acusa por dos delitos de asesinato o de homicidio. Ismael también se enfrenta a los delitos de atentado a la autoridad y tenencia ilícita de armas y hoy ha vuelto al lugar de los hechos  tras contarle al juez que no recuerda nada y que disparó por instinto. Según su abogada, Ismael realizó tres disparos a unos cinco metros de los dos agentes. Para ayudarle a recordar, los Mossos han recreado la escena. Especial atención se pone al arma, una escopeta del calibre doce, porque se comercializa limitada para que sólo pueda disparar tres cartuchos consecutivos. ¿El motivo? Los forenses investigan si se produjo un cuarto disparo, que significaría que Ismael tendría que haber recargado, lo que restaría fuerza al argumento del arrebato. La autopsia también arrojará luz sobre la trayectoria de los disparos. Arrebato o no, lo cierto es que Ismael había superado el test psicotécnico para obtener el permiso de armas, pero a pesar de haberlo superado, Ismael no podía utilizar este tipo de escopeta porque tenía el permiso de armas específico caducado. Tendría que haberla entregado a la intervención de armas de la Guardia Civil pero para evitarlo y seguir cazando pudo simular un cambio de propietario.