Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rechazada de un puesto de trabajo "porque le sobran kilos"

Esta historia comienza con un anuncio en un portal de empleo: se busca joyero administrativo en Barcelona con experiencia para trabajar en una conocida y afamada joyería del paseo de Gracia. La protagonista es Elena Andía, que acudió a la entrevista, el joyero alabó su preparación, pero lo dijo que no la contrataba porque estaba demasiado gorda. Elena asegura que estaba preparada para el puesto: es geóloga, tiene un máster en exploración de reservorios y un postgrado sobre diamantes. Además, ha trabajado en Tous, ha sido presidenta de la Asociación de Gemólogos de Barcelona y profesora nueve años en la universidad... pero según ella el joyero prefirió darle consejos de nutrición. Tras la entrevista, Elena le llamó por teléfono y grabó como el joyero le recomendaba caminar mucho y no comer por la noche nada más que tres yogures desnatados.La joyería, por su parte, niega estos 'consejos'.