Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Torreblanca grita por más seguridad

Un atracador entra tranquilamente en una farmacia. No se molesta tampoco mucho en taparse la cara. Y con dos cuchillos en la mano, le pide al farmacéutico que abra las tres cajas. Con toda la calma del mundo, vacía las cajas y se marcha sin prisa, sin nervios y sin que nadie ni siquiera un cliente que entra se altere. Robos como este habréis visto muchos, pero aquí hay algo que llama la atención: la tranquilidad del farmacéutico en todo el atraco: está acostumbrado. Es el barrio sevillano de Torreblanca, y el atracador que acabáis de ver ya está detenido, pero los atracos a tiendas y locales son casi cotidianos. Y muchas veces entran en bares y locales cuando hay público dentro, y armados con cuchillos y pistolas. Torreblanca es un barrio humilde, harto de atracadores, casi todos del propio barrio además. El ayuntamiento dice que ha puesto más policía. Y ellos que todo sigue igual.