Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Teodosic da una clase magistral ante Francia (85-90) y Serbia jugará la final contra EEUU

Serbia será la encargada de intentar parar a los Estados Unidos en la final de este domingo. La selección de Djordjevic, con una primera parte para grabar y no olvidar nunca de Milos Teodosic, venció a Francia en la semifinal (85-90) y jugará contra los estadounidenses este domingo a las 21.00 en Cuatro. Estados Unidos-Serbia, la gran final de la Copa del Mundo de baloncesto. Lituania y Francia lucharán por el bronce.

Serbia arrancó más entonada que Francia en ataque estático. Los de Collet sólo encontraron soluciones con Diaw, un triple y una canasta en el poste a la media vuelta en suspensión, pero los de Djordjevic encontraban mejores posiciones de ataque gracias a la dirección de Teodosic. El base serbio marcó las diferencias en el primer periodo, siete puntos en cinco minutos, y se comió a Heurtel.
El equipo serbio tenía una marcha puesta más que Francia y la diferencia llegó a los 10 puntos en el primer cuarto. Los dos minutos que estuvo Teodosic en el banquillo permitió a Francia acercarse a seis gracias a un triple de Batum. Los de Collet empezaban a remolque y con un importante atasco en ataque que sólo habían resuelto Diaw y Batum en acciones individuales pero que con el mal inicio les dejaban 15-21 al final del primer periodo.
Pintaba mal la cosa para Francia porque Teodosic estaba en plan 'jugón', dos canastas nada más empezar el segundo cuarto pusieron a Serbia por encima de los 10 puntos y los de Collet recibieron otro revés. Batum tuvo que dejar el partido unos minutos por un golpe en la ceja. El francés había sido el máximo anotador de su selección con dos triples, y sin él, el ataque no tenía luz. En cambio, Teodosic iluminaba cada acción de Serbia y hacía de todo: dirigir, repartir juego y anotar. Una exhibición al alcance de muy pocos que puso a Serbia con 18 puntos arriba en el segundo periodo (25-43).
Con Teodosic en plan estrella, y desbordando él solito a toda Francia, sus compañeros se contagiaron de su juego y acribillaron a los franceses. Aún así, Serbia no tenía resuelto el partido al descanso (32-46) pero sí muy bien encarrilado. El base de los serbios alcanzó los 20 de valoración, con 18 puntos, tres asistencias y un robo. Todo el juego pasaba por sus manos y todo lo hacía bien. Teodosic quería la final contra los Estados Unidos y Francia no parecía suficiente rival como para no concederle el deseo.
Teodosic tenía la cara de ‘jugón’, esa sonrisa que le sale sola mientras juega, y ya era imparable para Francia. Serbia puso el piloto automático en el tercer cuarto y la ventaja no peligró nunca. Batum, 18 puntos antes de entrar en el último cuarto, lo intentó una y otra vez pero los balcánicos jugaban con el viento a favor y los ataques se resolvían ‘solos’.

Serbia ya había roto el partido de la mano de Teodosic y contaba los segundos para que acabara el partido. Francia subió la intensidad en defensa en el último cuarto y se puso a 10 puntos (51-61) y Djordjevic que no quería sustos paró el encuentro con un tiempo muerto a los 40 segundos de reanudarse el periodo final. Serbia tardó mucho en anotar, se relajó en defensa y dio esperanzas a los de Collet. 
Pero ya era demasiado tarde para intentar recuperar el tiempo perdido. Teodosic no estaba al nivel de la primera parte, era imposible mantener ese ritmo, pero le bastó para administrar la diferencia. Un triple de Diaw bajó la barrera de los 10 puntos  y otro de Batum puso a los franceses a seis (57-63). Y otro del escolta de Portland puso la diferencia en cuatro (61-65). Francia se había metido en el partido.
Ya era tarde pero Francia peleó hasta el final con un carrusel de triples de Batum, Diaw y Heurtel. A falta de menos de un minuto, los franceses estaban a tres puntos (81-84). Teodosic falló el lanzamiento de dos y Heurtel anotó un tiro libre a falta de 17 segundos (82-84). Kalinic no tembló y puso una diferencia de cuatro puntos. Ya era misión imposible y así fue pese al triple 'in extremis' final de Batum, Simonovic mató el partido con un tiro libre.
Teodosic le ganó el 'mano a mano' a Batum y Serbia se enfrentará a Estados Unidos este domingo a las 21.00 horas en Cuatro y Mitele.es, ¿será capaz de destronar a la todopoderosa EEUU?