Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España domina a Senegal en la pintura y pasa a cuartos sin mucho brillo (89-56)

España ha pasado a cuartos de final de la Copa del Mundo de Baloncesto tras pasar por encima de Senegal. Un juego espectacular en la zona ha permitido a los de Orenga pasar por alto la más que preocupante falta de acierto en el juego exterior. A pesar de eso, España ha sabido ir de menos a más y ya mira a Francia, a la que ya ha vencido en este torneo.

España ha saltado al parqué con la misma idea fija de todo el torneo. Hacer de la pintura un territorio de bombardeo constante. Con un juego interior apabullante y una sociedad entre Ricky y Pau como para fundar una aerolínea (tres jugadas de alley-oop  en el primer cuarto), los de Orenga han terminado el primer periodo con un tanteo de 23 puntos.
Enfrente, una selección de Senegal que ha salido con la intención de jugarle de tú a España. Ha conseguido aguantarle el tiron en los primeros diez minutos llegando al final del primer acto sólo seis puntos por debajo. Faye ha sido el hombre clave de los africanos en los primeros compases, con nueve puntos en apenas quince minutos.
El segundo cuarto ha empezado con la misma tónica. España encomendada a Pau y al juego en la zona. Lejos de allí, un triple de diez intentos al terminar la primera parte del partido. Tampoco desde los tiros libres los números han sido como para tirar cohetes: en los dos primeros cuartos, cinco de once lanzamientos.
A estas cifras se ha agarrado Senegal para conseguir terminar los dos primeros cuartos a once puntos de los de Orenga. A favor de los nuestros, una estadística espectacular en tiros de dos, con 15 de 16 lanzamientos encestados. Un dato que de no ser por la increíble falta de acierto de los sengaleses en tiros de dos (11/32) podría no haber sido suficiente para ir por delante en el marcador.
España ha empezado muy bien el tercer cuarto, mejorando sobre todo la defensa. En cinco minutos los de Orenga han puesto 19 puntos de por medio con un triple de Rudy para hacer olvidar el primer tiempo en esa faceta. Marc Gasol y Calderón se han sumado a la nueva ola del tiro exterior anotando sendos triples desde los 6,75 metros. El único borrón del tercer periodo, las dos técnicas pistadas a España. Primero, la que le han pitado a Rudy tras una tangana con Ndour, que ha recibido la misma sanción. La segunda, a Ibaka por protestar una falta.
El último cuarto ha sido el de los triples de Calderón. El base ha anotado tres de cuatro intentos desde fuera maquillando la preocupante estadística del equipo. Reyes ha saltado al parqué tras la técnica pitada a Ibaka y ha anotado nueve puntos en los escasos minutos que ha disfrutado. Una muestra más de que el banquillo de esta selección está listo para no bajar el nivel en cualquier momento.También Ibaka ha prolongado su enorme estado de forma en los últimos compases del partido, para terminar con 11 puntos.

En la recta final, un triple de Rodríguez y un 'alley-oop' espectacular de Abrines, han puesto el broche a un partido que ha ido de menos a más y que finalmente ha resuelto España con un marcador más que cómodo. El juego exterior sigue siendo la asignatura pendiente de los de Orenga, aunque una espectacular estadística en la zona ha permitido esta vez que no fuera tan preocupante. En el futuro, no obstante, debería mejorar para no evitar pasar apuros en los difíciles cruces que van a llegar.