Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España pasa por encima de Francia (88-64) y se asegura el primer puesto del grupo

La selección española volvió a demostrar el buen momento en el que vive y no dio opción a Francia. Con un gran partido de los hermanos Gasol, la ÑBA se cobró una pequeña venganza de los franceses por la eliminación del pasado verano y se asegura el primer puesto del grupo A. Mac Gasol, el mejor del partido con 17 puntos, seis rebotes, dos asistencias, un tapón y tres robos.

España, víctima de Francia en el Campeonato de Europa del pasado verano, se tomó la revancha en un partido que siempre tuvo bajo dominio. Además de los Gasol, con 17 (Marc) y 13 puntos (Pau), en el equipo de Orenga destacó el acierto de Juan Carlos Navarro, autor de 15 puntos.
El campeón del mundo en 2006 aún debe disputar la última jornada de la fase de grupos, ante Serbia, pero nadie le podrá quitar la primera posición. Su rival en octavos de final será el cuarto clasificado del grupo B, que podría ser Croacia, Senegal o Puerto Rico.
Ricky Rubio sí que le tenía a ganas a Francia. El base de los Timberwolves anotó y dirigió desde el inicio a la Selección y tanto Marc Gasol como Pau se lo agradecieron. Ricky firmó en el primer cuarto cuatro puntos, cinco asistencias, tres robos y 15 de valoración. El ataque funcionaba pero la defensa no era tan intensa como debía ante Francia y Batum y Diot no perdonaban desde fuera.
Francia consiguió aguantar el estirón de España en el primer cuarto y llegó a empatar el partido a 19. La ÑBA tenía la última posesión con siete décimas para el final y apareció el que siempre la clava. Juan Carlos Navarro armó el brazo en siete décimas para clavar un lanzamiento que puso en pie a todo el pabellón de Granada. España llegaba por delante al final del primer cuarto y el segundo no lo pudo empezar mejor...
La Bomba tenía la muñeca caliente y anotó nada más empezar. Marc Gasol tuvo celos del escolta del Barcelona y se animó desde la línea de tres. Francia tuvo más problemas para anotar en el segundo cuarto y España abrió  hueco hasta llegar a los 10 puntos al descanso.
España no estaba haciendo su mejor partido pero le bastaba para ganar a Francia, un rival duro y al que se le mantuvo controlado en todo momento. Con la ÑBA insistiendo en su punto fuerte, el juego interior mantenía el encuentro con una gran actuación de los hermanos Gasol. Los franceses intentaron desquiciar a Marc y Pau pero no les salió bien.
Juan Carlos Navarro y Sergio Llull no fallaron desde fuera y colaboraron con 14 y 10 puntos respectivamente. Francia estaba atada por la defensa de España y la ÑBA atacaba con mucha facilidad. 
Contrariando sus costumbres, Orenga no insertó el quinteto titular al inicio de la segunda parte, sino que introdujo a Llull por Navarro. Y le salió cara porque la energía del balear excitó a su equipo, lanzando contraataque aprovechando la modorra gala para establecer una distancia que ya era considerable (52-36, min.22).
Para entonces, los hermanos Gasol ya se habían adueñado de la pintura tras una primera parte incomodados por el ardor de Joffrey Lauvergne. Cuando Pau se fue al banquillo, visiblemente molesto con la labor arbitral, Ibaka le relevó con acierto, encendiendo de nuevo la conexión con una afición que le ama y que volvía a apretar de lo lindo en el Palacio de los Deportes de Granada al cierre del tercer cuarto (65-50).
Para sentenciar el choque, España volvió a regalarse otro trago de 'Red Llull', garantía segura de motivación grupal, esta vez desde el lanzamiento exterior (72-54, min.33). Y acabó pasando lo que el pabellón ansiaba, una conexión con Ibaka entre los dos jugadores más espectaculares del equipo. Así llegó el 'alley oop' de rigor que amortiza un buen trozo de entrada.
Con el partido finiquitado, Orenga se pudo permitir el lujo de reservar a los Gasol y a Navarro, concediendo los minutos finales a menos habituales como Felipe Reyes, Víctor Claver o Álex Abrines, que acumularon rodaje con vistas a unas eliminatorias en las que el seleccionador necesitará a todos en perfectas condiciones.