Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Estados Unidos arrasa a Lituania (96-68) y llega a la final a velocidad de crucero

Estados Unidos sí cumplió con su papel de favorito ante Lituania y se metió en la final de la Copa del Mundo tras arrollar en la segunda parte a los de Kazlauskas. Los americanos estarán este domingo a las 21.00 en Cuatro en la gran final del torneo y Lituania luchará por las medallas el sábado a las 18.00 horas. A EEUU ya sólo le queda un partido más para confirmar su hegemonia en el baloncesto mundial.

Lituania se aprovechó en los primeros minutos de la línea de tiros libres para mantener el ritmo de Estados Unidos. Curry y Faried se cargaron con dos faltas cada uno en el primer cuarto pero Klay Thompson, con dos triples, y Derrick Rose pusieron la primera ventaja para EEUU (16-13). Las defensas se imponían pero a ese juego y los tapones parecían gratis. Tanto unos como otros cerraban su defensa y la zona se hizo impenetrable.
El equipo de Kazlauskas no se asutó y con un triple de Lavrinovic volvió a juntar el marcador. Con cuatro arriba, Estados Unidos tenía la última posesión del primer cuarto y no pudo sacar mejor beneficio: falta sobre Cousins y técnica a Kazlauskas por protestar.
Los americanos comenzaban el segundo cuarto con siete de ventaja (23-16) y Lituania se veía por primera vez en el encuentro con una distancia peligrosa. Si reaccionaban bien podrían seguir en el partido pero si los americanos encadenaban varios buenos ataques, el duelo podría darse por finalizado. Los de Kazlauskas aguantaron el envite y se mantuvieron vivos en el partido en el filo del abismo.
Valanciunas y Cousins se las tenían en la pintura y en un tiro libre, el americano amagó con darle un puñetazo. Técnica que metía a Lituania de lleno en el partido junto antes del descanso y al parón consiguieron quedarse en ocho de desventaja porque Lavrinovic tiró un triple de 10 metros que no tocó ni el aro. Lituania había defendido bien a los americanos en estático pero habían fallado demasiado como estar más cerca. En la segunda parte tocaba mejorar o la brecha en el marcador iba a ser imposible de frenar.
Y así fue. Estados Unidos pisó el acelerador a fondo y se despidió de Lituania en el comienzo del tercer cuarto. Los americanos comenzaron a correr y a anotar desde fuera y Lituania no sabía ni por donde les venían. Estados Unidos no quiso sorpresas en la segunda mitad y disipó las dudas con un inicio arrolador. Harden, Thompson, Davis… uno tras otro sumaban puntos a su cuenta y engordaban la diferencia hasta pasar los 20 y cerrar el pase a la final. Lituania había durado lo que los demás, dos cuartos y a disfrutar del partido.
La historia de todos los partidos se había repetido en la semifinal. Estados Unidos ‘dejó’ que Lituania estuviera en el encuentro dos periodos pero en cuanto forzó un poco la máquina, los lituanos desaparecieron y se pusieron a pensar en la lucha por el bronce.No les quedaba otra, la plaza en la final era para Estados Unidos.