Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ricky Rubio y Serge Ibaka sostendrán a España en el futuro sin la Generación de Oro

Ricky Rubio y Serge Ibakacuatro.com

Ya se vislumbra el comienzo de un Mundobasket 2014 en él participarán dos hombres que tendrán que llevar la mayor parte del peso de la camiseta de España en los próximos años: Ricky Rubio y Serge Ibaka. Ambos son el futuro de la selección.

La Generación de Oro de la selección española está viviendo las últimas etapas en su recorrido con la camiseta de España. Todavía no han dicho su última palabra ni se sabe cuándo la dirán, pero cuando llegue el momento habrá que estar preparados para seguir aspirando a todo. Y dos hombres son los que están llamados a ser los líderes de la próxima generación: Ricky Rubio y Serge Ibaka.
El Mundobasket 2014, en el que alcanzará las 100 internacionalidades, será el sexto gran torneo al que el jugador catalán acuda con la selección, desde que fue convocado por primera vez para los Juegos Olímpicos de Pekín en 2008 solo faltó a los JJOO de Londres en 2012. Ya ha dejado de ser el más joven del vestuario, ahora es Alex Abrines, y cada vez tendrá que ir asumiendo más responsabilidades.
Únicamente se quedó sin morder una medalla en el Mundobasket de Turquía en 2010, del resto de torneos cosecha muestras de todos los metales: dos oros, una plata y un bronce. Su importancia en minutos ha ido creciendo, asegurándose participar la mitad de los partidos, así como su media anotadora, que alcanzó su máximo en el Europeo de Eslovenia del año pasado (7,2 puntos).
En el futuro será el principal motor del juego de España, en él arrancará todo. Tendrá que contraer una responsabilidad a la que ayudará su creciente protagonismo en la NBA. Ya en la próxima temporada, su cuarta en la élite del baloncesto, será una de las principales referencias de unos Minnesota Timberwolves tras la marcha de Kevin Love a Cleveland.
Por su parte, para Serge Ibaka la Copa del Mundo de España supondrá su tercera participación con la selección española. Debutó en el Europeo de Lituania de 2011 y, al igual que Ricky, no acudió al del 2013. El oro de su estreno y la plata de los Juegos de Londres es de momento su bagaje con España.
Con Juan Antonio Orenga tendrá un protagonismo en el juego interior que no había tenido hasta ahora. En la ruta de preparación del conjunto nacional está siendo el tercer pívot más utilizado por el seleccionador por detrás de los Gasol, aunque es el segundo máximo anotador de ellos superando los números de Marc.
Su mayor papel en la selección va en consonancia con el rol que juega en los Thunder. Allí, en la franquicia de Oklahoma forma un trío imparable junto a Kevin Durant y Russell Westbrook y la pasada temporada consiguió estar incluido en el mejor quinteto defensivo de la NBA por tercer año consecutivo. Si, como hasta ahora, los técnicos venideros siguen apostando por él en lugar de por Nikola Mirotic, será una de las piezas claves de la selección.
Sobre Ricky e Ibaka recaerá el peso de España en el futuro, pero no estarán solos. En la transición entre generaciones estarán acompañados por hombres que ya forman parte del vestuario español como Sergio Llull, Alex Abrines o Víctor Claver, y por otros que apuntan alto como Willy Hernangómez o Dani Díez. Será difícil repetir los éxitos de esta etapa, pero la selección se quedará en buenas manos.