Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Francia y Serbia, por un puesto en la final el viernes a las 22.00 h. en Cuatro y Mitele.es

Francia Serbiacuatro.com

Semifinal entre outsiders que hace imprevisible el resultado que se pueda dar en el Palacio de los Deportes este viernes 12 de septiembre a las 22:00 horas (en directo en Cuatro y Mitele.es). Francia o Serbia tendrán un puesto en la final tras llegar a los cruces como tercera y cuarta de su grupo para después cargarse en cuartos a sus propios líderes en el cuadro, Brasil y la anfitriona España.

Los balcánicos recuperaron su mejor baloncesto en la fase eliminatoria. Los Teodosic, Bogdanovic, Raduljica o Bjelica hicieron recordar a la Serbia de los primeros tiempos con los Divac, Bodiroga, Loncar o Sasha Djordjevic, el actual seleccionador. Tras una fase de grupos en la que sólo ganaron a Egipto e Irán, se clasificaron como cuartos y les cayó en suerte Grecia que venía como campeón de su cuadro. En un partido magnífico de Bogdanovic (21 puntos) y Bjelica (10 rebotes) aplastaron el buen baloncesto heleno (72-90).
Llegaban los cuartos de final y Serbia no paraba de crecer. Era el equipo que menos partidos había ganado en la Copa del Mundo de entre los que quedaban vivos. Pero iban de menos a más y todo el mundo les temía. No hicieron más que confirmar su papel al pasar por encima de Brasil (84-56), a quien todo el mundo situaba en el tercer lugar del cajón final. Un partido que vio renacer al sensacional Teodosic con 23 puntos con un 10/10 en tiros libres.
Francia, por su parte, no hizo mucho más que ganar a Serbia en la fase de grupos y fue en una última jugada con una polémica falta de Raduljica a Lauvergne. El jugador galo después declaró que a él no le había parecido acción punible.
El caso es que el equipo francés tuvo a partir de entonces un camino parecido a su rival balcánico. De menos a más y haciendo una serie eliminatoria magnífica. Primero se impusieron a Croacia (69-64) a base de lucha con sólo Batum (14) por encima de los 10 puntos. Después dieron la campanada de la Copa del Mundo, algo que se va a recordar durante lustros, frente a la anfitriona e invicta España (52-65). El seleccionador Vincent Collet planteó un partido de pelea para no dejar correr a la ÑBA y atenazó a la ex campeona mundial con 50 rebotes por 28 de su rival. Además con su 1, 3 y 5 (Heurtel, Diaw y Gobert) dirigiendo el juego, metiendo puntos y cazando balones rebotados, es decir sólo su trabajo pero todo su trabajo.
Ahora llega un partido que vale un puesto en la final de la Copa del Mundo. Sobre todo será un duelo de entrenadores y de estilos de juego. Djordjevic intentará afinar la puntería de sus tiradores Teodosic y Bogdanovic pero no renunciará a la pelea bajo los aros una vez que Francia tampoco ha traído a sus mejores hombres altos. Collet querrá plantear un partido físico y a pocos puntos para anular a los bombarderos balcánicos y en el rebote apostará más por la pelea que por la altura que aunque tiene de sobra solo se centra en los minutos en los que juega Gobert. A buen seguro que para ese trabajo tirará más de jugadores como Pietrus o incluso Diaw que por las torres Tillie o Lauvergne.
Puede que la clave este más en si los de dentro de Serbia -Raduljica y Bjelica- o los de fuera de Francia – Fournier y Batum- son capaces de imponerse a sus pares. En cualquier caso una semifinal de Copa del Mundo con el mejor sabor añejo a baloncesto europeo.