Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Francia-España, a por la semifinal este miércoles a las 22.00 h. en Cuatro

Gasol Franciacuatro.com

Vuelven a verse las caras dos viejos enemigos del deporte y los campos de batalla europeos. Dos países vecinos que dirimen en su enésimo duelo a qué lado de los pirineos están los mejores atletas. En baloncesto, es España quien lleva la delantera en los últimos años y los hermanos Gasol y compañía no tienen ganas de que eso cambie en la Copa del Mundo que se disputa en su país. Si estás en la App pincha en la señal de directo del menú de la izquierda.

Francia sabe muy bien lo que es ganar en un gran torneo a los españoles. La última vez fue en el europeo de Eslovenia del pasado año cuando por 72-75 los galos se llevaron la victoria para meterse en la final en un partido bronco donde ambos equipos se las tuvieron tiesas.
La rivalidad baloncestística de ambos viene de lejos pero fue en los Juegos Olímpicos de Londres cuando vivió su punto álgido. El alero de Portland Trail Blazers Nicolas Batum soltó un puñetazo a Juan Carlos Navarro al no poder digerir una derrota que ya estaba cantada.
Desde entonces los duelos franco-españoles han sido de alto voltaje y este de cuartos de final en Madrid promete mucho. Ambas selecciones ya se enfrentaron en la fase de grupos y la anfitriona se impuso con claridad por 88-64. Pero el partido del miércoles promete ser muy diferente al que jugaron el pasado 3 de septiembre por pocos días que hayan pasado.
Al final de la primera ronda Francia acabó tercera tras caer ante Brasil por la mínima (63-65) pero después fue capaz de ganar a Serbia en un polémico final (74-73). En octavos de final hizo una magnífico partido ante una Croacia (69-64) que llegaba segunda del grupo de Grecia.
El peligro francés viene desde su físico y va del juego exterior al interior con sus cuatro de hombres NBA. Evan Fournier (Denver Nuggets) está dirigiendo al equipo desde fuera y se encarga de anotar de larga y media distancia en una Copa del Mundo que está viendo su mejor versión. Batum (Trail Blazers) y Boris Diaw (Spurs) aprietan muy mucho a los contrarios con su defensa y sus carreras. En el juego interior manda Gobert (Utah Jazz) que además de hacer todo su trabajo lo hace bonito y es el rey de las repeticiones FIBA.
España está haciendo un torneo para enmarcar. Parece lanzado a la final y ninguno de sus rivales le ha puesto en verdaderos problemas. Su fase de grupos fue inmaculada y sólo Serbia logró bajarle la renta de 20 puntos al final del partido (73-89). Viene de ganar en cuartos con mucha holgura a la sorprendente Senegal (89-56) y espera repetir con Francia el choque disputado en Granada.
Orenga viene tirando de Ricky, Navarro, Rudy, Marc y Pau para su quinteto. Todos ellos con pasado y presente NBA que están haciendo un magnífico torneo con números para la historia. Cuando Ricky se va diluyendo entra Sergio Rodríguez y Navarro y Rudy tienen a Llul para darles oxígeno mientras Ibaka sustituye a los hermanos Gasol. Calderón está jugando menos minutos pero los aprovecha todos, sobre todo cuando hace de base, el joven Abrines ha tirado la puerta de la selección a patadas y Claver y Felipe Reyes son quienes menos están sobre la pista.
Pero juegue quien juegue, España no puede fallar para llegar a la final soñada con Estados Unidos, con permiso de los rivales de los americanos. Se repetirían los choques por el oro en Pekín y Londres, lejos queda aquel histórico partido de Los Ángeles 84, y los españoles quieren ser campeones del mundo ante la enésima versión del Dream Team que en 2005 tuvo a Grecia como verdugo en la primera Copa del Mundo que logró el equipo liderado por Gasol y Navarro.