Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Muy pocos niños llegan a triunfar en el fútbol, no hay sitio para todos"

Samanta Villar recoge los testimonios de varios jóvenes que han sido engañados por representantes sin escrúpulos que les pedían dinero con la promesa de conseguirles contratos en los mejores clubes. El programa también recoge las opiniones de Manu Carreño, Manolo Lama y el comentarista deportivo Michael Robinson, entre otros.

Mohamed pensaba que iba a ser una estrella del fútbol y ahora trabaja para ganar 40 € cuando puede. Entró en España con 17 años de la mano de un falso representante que le pidió 500 euros para hacer una prueba en el Valencia. Le dijo que realmente costaba 6.000 € pero a él se lo dejaba en 500. En total ha llegado a pagar 3.000 €. Si no le hubiera engañado un falso representante podría haber llegado lejos en el fútbol de Marruecos.

A Jorge Donaire le reclutaron en un entrenamiento prometiéndole un contrato millonario en un equipo griego a cambio de pagar miles de euros de comisión. Hay muchos casos de estafas, y existen denuncias contra estafadores que actúan en nuestro país. El falso representante fanfarroneaba delante del padre y el futbolista.
Alasanne fue estafado para jugar al fútbol  y terminó durmiendo en el estadio del Canillas. Aún está pagando 4.000 euros de deudas por su falso fichaje por el Marsella. Trabaja limpiando platos en un comedor. “Sigo soñando con triunfar, pero tendrían que ofrecerme algo concreto” Por las tardes entrena a niños de seis en Canillas. Llegó a España sin papeles. En el Canillas encontró trabajo y un cuarto donde poder dormir en el propio estadio municipal. No le avergüenza contar que lo vivió con alegría. Estaba contento a pesar de pasar mucho frio en invierno y mucho en calor en verano. Colabora con asociaciones de inmigrantes y la embajada de Mali. Fue estafado para jugar al fútbol en en Europa y ahora ayuda a otros estafados a superar las dificultades de la estafa y el abandono en la calle.
Manolo Lama y Manu Carreño aseguran que hay representantes reclutando niños por todos  estadios pequeños de la geografía española. Algunos son legales, pero otros no. “Sus aspiraciones es colocar a uno de los cientos de niños que pueden representar porque eso ya supondría un pelotazo millonario”. Los presentadores defienden el trabajo de las canteras de nuestro fútbol  “La FIFA  persigue que no se abandone a los chavales si se descartan en los equipos.” El organismo sancionó al Barça hace un año, y ahora al Real Madrid y el Atleti, que no podrán fichar hasta 2017. Para Manu Carreño “todo responde a la obsesión de los clubes y representantes para hacerse millonarios”.
Patrick fichó por el Leganés, pero su representante le pagaba en B y nunca le dio el contrato. Pensaba que el Leganés iba a ser el comienzo de su larga carrera en Europa pero ahora no tiene ni equipo ni trabajo. Cuando jugaba en Ghana en un equipo profesional ganaba dinero. Pagó 1.000 € con la ayuda de su familia para llegar a España y poder triunfar. Ahora no tiene dónde vivir.  Firmó un contrato pero no tiene la copia que se quedó su falso representante. Supuestamente el Leganés le pagaba 200 € pero realmente le pagaba de su bolsillo siempre en efectivo y bajo el concepto de “gastos personales”. Cuando le reclamó el contrato, se quedó sin trabajo ni la casa que el representante le facilitaba.
Pedro Bravo, máximo dirigente de la Asociación de Representantes de futbolistas en España no tiene dudas de que los que no juegan en los equipos grandes nunca llegarán a ser estrellas del fútbol. Cree que los clubes están detrás de los falsos representantes, que pagan para que consigan al futuro Messi. “¿Qué negocio va a haber en un chico que juega en Los Yébenes? Ése no va a ser futbolista en su vida”.
De los equipos de Primera División de La Liga, tan sólo el Sevilla quiso ofrecer su opinión en nuestro programa. Pablo Blanco, director del fútbol base del Sevilla se sincera en 'Conexión Samanta': “Al futbolista no se le trata como una mercancía, aunque los padres a veces sí le subastan”.
Samanta Villar habló con un menor que pagó una fortuna para jugar en España pero ahora se ha quedado atrapado, sin papeles y sin equipo: “Si tuviera dinero y papeles me iría a Inglaterra a buscarme la vida y un equipo”.
Para el comentarista Michael Robinson, los clubes han abdicado de su responsabilidad. Han externalizado el servicio de ojeadores dándoselo a representantes que  pueden terminar traficando con chavales que sueñan con ser futbolistas. El ex futbolista considera que preocupa a los clubes pero no hacen nada: “Se compran y venden niños que sueñan con la opulencia de la Liga a la Premier”, afirmó