Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Para José Luis "todo son tentaciones, y la cocina es el habitáculo del mal"

La ansiedad, la baja autoestima y la falta de apoyo familiar pueden provocar este problema alimentario y las consecuencias pueden ser: hipertensión, sobrepeso o riesgo de infarto. En su caso, la pérdida de empleo, y volver a casa de sus padres le provoca una depresión que le lleva a comer desorbitadamente, porque "comiendo se evade de todos los problemas".