Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Samanta Villar nos muestra la vida de los españoles en China... ¡y casi sale casada!

La periodista ha viajado hasta China para conocer de cerca cómo viven los españoles que se han instalado en el gigante asiático y cómo han hecho para poder triunfar con sus empresas. Y no sólo ha descubierto cómo se negocia para tener éxito en ese país sino que ha estado a punto de salir casada de China.

Este reportaje de 'Conexión Samanta' nos muestra el entramado empresarial y comercial entre oriente y occidente. En él, los protagonistas comparten con Samanta su amor / odio hacia el país que les ha dado la gran oportunidad de sus vidas y reflexionan sobre su situación allí y la que tendrían si se hubieran quedado en España.
Samanta conoce el caso de Iker, es donostiarra, tiene 39 años y llegó a China hace seis años. Llegó en 2007 para dirigir un proyecto inmobiliario de 2.000 viviendas y, ahora es socio fundador de un café-tienda de carácter español.
“Noches sin dormir, currando a tope, hemos puesto nuestro dinero… ¡esto tiene que tener una recompensa!” y reconoce que no le importaría llegar a ser rico. “Es algo que en España no podríamos haber hecho hasta dentro de 15 años y ya para 15 años  es como tener un Ferrari cuando tienes 80”, ha explicado.
Marta acaba de llegar a China y ya ha encontrado trabajo de arquitecto tras dejar su puesto voluntariamente en España. ¿Por qué Shanghai?, “me gustaría trabajar, porque allí no tengo mucha experiencia desde España, también te da un valor añadido luego a la hora de volver, experiencia internacional", ha contado.
Ángel y Aída llegaron a China siendo novios, "aquí nos hemos casado, aquí han nacido nuestros hijos. De momento no volvemos", les ha supuesto una nueva vida. Sin embargo, "China me ha decepcionado, es una sociedad muy individualista”, ha explicado el empresario. Él y su esposa tiene una empresa que se dedica ala confección de ropa para niños. No siempre les han funcionado todas las empresas que han montado, pero "éstas son las cosas que te permiten estar en China, te caes, hay oportunidades y te levantas", ha añadido.
Además, Samanta ha conocido de cerca el mercado de hijos e hijos, "es un sitio donde los padres ponen cartelitos de sus hijos para juntarles", le ha explicado Iker. Y es que todo es diferente en China, incluso a la hora de encontrar pareja. La periodista ha vivido una experiencia que no olvidará jamás, ha estado a punto de salir casada.