Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El idioma, una barrera a tener en cuenta

Nuestro recién llegado a Londres está emocionadísimo. Tiene una prueba como peluquero y estilista. Es la primera vez que le ofrecen un empleo de su especialidad. Aunque desmuestra tener aptitudes de sobra para el puesto, los dueños del establecimiento vacilan al ver lo mal que se desenvuelve hablando en inglés.