Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cipri supera su adicción al sexo

El periodo medio de ingreso por adicción al sexo son 28 días pero no es sólo un problema físico, sino que enmascara un problema de autoestima o rechazo social en muchos de los casos. Hay pacientes que acaban teniendo sexo compulsivamente para escapar de fantasmas de su adolescencia o juventud. Todo se enfatiza además si se mezcla con el abuso de drogas. Así se lo explica a Samanta Cipri, un adicto al sexo de 48 años ingresado por tercera vez en la clínica Cazorla de Alicante: “las drogas me llevaban al porno y el porno a la prostitución”. Cipri quiere dar la cara a la periodista y reconocer en lo que ha fallado para que sus hijos estén orgullosos de él “le he quitado dinero de sus huchas para ir a los clubs y me he tirado 7 y 8 horas viendo porno en mi casa”.