Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Samanta Villar asiste a un concurso de belleza infantil en Punta Cana

Pequeñas princesas en Conexión Samantacuatro.com

Samanta Villar acude a la celebración del certamen internacional ‘Beauty of the  World 2011’, donde participan niñas y jóvenes con edades comprendidas entre los cuatro y los 22 años

La periodista lo vive con las candidatas, sus madres y sus representantes -que en muchos casos aúnan ambos papeles-, mostrando lo que nunca se ve, ni se ha visto, alrededor de estos polémicos concursos de belleza.
El evento está organizado por la empresa ‘Little Princess Productions’ y se desarrolla en Punta Cana, en la República Dominicana. En él hay representación de países de Suramérica.
Su Presidenta, Yahira Santos, encargada de la producción, participó en su día en eventos similares. Su empresa organiza cursos de belleza infantil desde hace ocho.
‘Beauty of the  World 2011’ es el primer concurso internacional en el que participa Rashel, una de las protagonistas del reportaje. Tiene cinco años, es dominicana y acude a este certamen  como representante de su  país en la categoría ‘Baby’. Su madre, Guarina, la acompaña en todo momento; es, además, su representante. Tiene una escuela de modelos en su ciudad y cuando tenía 17 años también fue ‘miss’, aunque, tal y como ella señala, por motivos económicos y familiares no pudo seguir con su carrera de modelo: “Quiero que mi hija consiga lo que yo no pude”, afirma.
El día a día de las niñas
Madre e hija van a comprar los accesorios para algunos de los modelos que Rashel llevará en el desfile del certamen. Pueden costar desde 1.000 hasta 5.000 dólares. Para Guarina: “Merece la pena porque es una oportunidad, incluso puede convertirse en una estrella de cine”.
Samanta conocerá cómo las candidatas afrontan en su día a día este tipo de eventos y cuáles son sus expectativas e ilusiones en el mundo de la belleza.
Las niñas tienen que vestir bikinis o bañadores insinuantes para algunos desfiles y utilizan maquillajes exagerados e, incluso, llevan uñas postizas. Las mismas pequeñas reconocen ante las cámaras de ‘Conexión Samanta’ que están "muy cansadas" y sólo piensan en "ir a la piscina”.
De hecho, a lo largo del concurso, tan solo tienen una mañana libre y no pueden desprenderse de la banda identificativa de su país en todo el periodo que dura el certamen.
Willeidy Salazar, otra de las niñas, acaba de cumplir diez años. Es una de las representantes de Venezuela y una de las favoritas. Destaca del resto de niñas que compiten en su categoría por su desarrollado y espectacular físico; y cuenta con el apoyo total de su madre Aleida, que ha traído al festival más de 30 vestidos.
[[QUOTE1]]
Aleida asegura que quiere dar a su hija todo lo que puede porque “es un auténtico orgullo que sea reconocida como una belleza a nivel internacional”. “Las niñas siguen siendo niñas y el simple hecho de estar en una pasarela no hace daño y no ofende, siempre y cuando uno, como padre, no les cambie su personalidad”, afirma Aleida.
Durante el reportaje, Samanta conoce a la ganadora del año pasado, quien enseñará a la periodista los primeros consejos de cómo debe comportarse una modelo en la pasarela y cómo debe ser su actitud como “reina de la belleza.” Durante el año de reinado, las niñas participan en actos benéficos en sus países.
Además, Samanta es testigo de un concurso de talentos entre las participantes y un desfile de trajes típicos de los países de origen de las niñas. También se preparará, junto a la madre de Rashel, para la gala final y comprobará los nervios a los que también las madres están sometidas en este tipo de certámenes.