Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Sexo de alquiler' en Conexión Samanta

Las mejores fotos de 'Sexo de alquiler'cuatro.com

El reportaje muestra el trabajo de tres profesionales que han elegido libremente esta profesión y reconocen disfrutar de su trabajo. "Mi objetivo legar a los 10.000 € cada mes. Los hombres son un negocio", afirma una de las protagonistas.



El viernes 30 de septiembre, Cuatro emite un nuevo programa del espacio Conexión Samanta, en el que Samanta Villar conocerá a varios profesionales del sexo, de diferentes perfiles, que desvelarán ante las cámaras por qué han elegido esta profesión.
“Sexo de alquiler”, se acercará a la cara menos conocida de la prostitución de la mano de testimonios directos de profesionales y clientes que, a diferencia de otros hombres y mujeres obligados a prostituirse, ejercen ese trabajo por voluntad propia.
Durante el reportaje, y gracias a varios días de convivencia con ellos y su entorno, la periodista mostrará los verdaderos motivos que llevan a los protagonistas a ejercer la prostitución de lujo y responderá a cuestiones como dónde viven, cuánto ganan, con quién se relacionan o dónde llevan a cabo la práctica de este trabajo.
En esta ocasión, los agentes implicados son completamente independientes: practican sexo cuándo, dónde y con quién quieren, y no dependen de mafias o proxenetas. Están disponibles las 24 horas del día y son ellos mismos quienes ponen límites a su trabajo. Con unos ingresos que pueden superar los 10.000 euros al mes, son objeto de deseo y, ahora, van a contar su historia en Conexión Samanta.
Lucero, Leonardo y Felicia son tres profesionales del sexo que aseguran disfrutar ejerciendo la prostitución. Samanta podrá comprobar si es cierto que les complace practicar sexo con desconocidos, y conocer qué trucos de seducción e higiene utilizan para estar siempre perfectos.
Lucero es una hermosa paraguaya que satisface los deseos de muchos hombres que buscan grandes pechos y voluptuosas nalgas. Es sensual, descarada y reconoce que le encanta el sexo. Confiesa que ha elegido esta profesión “porque es el trabajo mejor pagado, en ningún otro podría ganar tanto dinero". "Estoy trabajando, no estoy robando y tengo la vida que me place tener", añade. Su familia y su hija están en su país de nacimiento y ella se encarga de enviarles dinero cada mes. La periodista convivirá con ella y sus compañeras de trabajo, y la acompañará a varios servicios y al burdel donde ejerce de telefonista y explica las tarifas y servicios a los clientes. Además, conocerá a un taxista que trabaja recogiendo varias escorts (chicas de compañía).
Leonardo Lucatto lleva el sexo en la sangre: su abuela era madame de un local en Brasil y su tío un apuesto Gigoló. Con cinco idiomas, es un seductor nato que tiene mil caras y atiende a diversos clientes de primer nivel. Desde hace tiempo trabaja como escort y actor porno tanto dentro como fuera de España, aunque es "muy religioso, de misa semanal", afirmaSu ilusión es crear un centro de ayuda a niños carentes de oportunidades. Reconoce que su primera pregunta cuando queda con un cliente es: “¿cuál es tu fantasía?”. Samanta conocerá las mil y una caras de este “latin lover”  y vivirá junto a él varias experiencias relacionadas con su profesión e, incluso, le acompañará al domicilio de una adinerada clienta de Barcelona que se ha inspirado en él para escribir una novela sobre su vida.
Felicia es la tercera protagonista de este reportaje. Esta sensual argentina, de 25 años, es coqueta y pícara. Comenzó a ser escort nada más acabar sus estudios en el colegio de Buenos Aires al que acudía. Afirma que su objetivo es “llegar a los 10.000 € cada mes” y, cuando lo consigue, “el resto de días dejo de trabajar. Los hombres son un negocio", añade. Cuenta, incluso, que “los hombres argentinos e italianos son muy buenos en la cama pero la mayoría de clientes cuando me tienen delante no saben qué hacer” y que a veces también se ha enamorado de un cliente. Samanta conocerá su entorno y juntas acudirán a una tienda de juguetes eróticos y a un club de moda en Barcelona, donde Felicia se citará con uno de sus clientes.