Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lucía, en el consultorio: “No he encontrado un novio, pero sí he hecho un buen amigo”

El estrés que le supuso a Novoa el hecho de que el camarero no entendiese que quería el pollo separado de la salsa de arándanos, acabó de estropear su cita con Lucía. El contable se puso a llorar confesando que sufre con la incógnita de cómo manejar a una mujer y la redactora le consoló diciendo que le quiere como amigo.