Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Irene no tiene madera de modelo

Irene ha contactado con la fotógrafa que se interesó por sus carteles del ‘Sundance’. Convencida de que la cámara la adora, le ofreció trabajar como modelo y, para poder pagar el piso en el que quiere vivir con Rodrigo, la joven ha aceptado. Sin embargo, los nervios le juegan una mala pasada en la sesión de fotos y no es capaz de posar con naturalidad.