Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

No era una psicofonía, sino Carlos y Alba haciéndolo en la redacción

Cristina creía ser la propietaria de un documento único: una psicofonía que demostraba que algo raro pasa en la redacción de ‘MorninGlory’. Sin embargo, todo tiene una explicación mucho más terrenal: los ruidos que escucharon fueron los de Alba y Carlos, que se enrollaron en secreto en un despacho.