Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lucía se queda embobada mirando a Carlos…con espuma de café en el bigote

Lucía tiene una habilidad natural para hacer el ridículo. Como todas las mañanas, le ha llevado un café a su amor platónico, Carlos Rangel, y se ha quedado mirándole mientras trabajaba por el cristal del estudio sin darse cuenta de que tenía espuma de café en el bigote. ¡Qué vergüenza cuando Carlos se lo ha dicho!