Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Castle y Beckett, defensores de "la siesta"

Después de que se la hayan jugado y dos personas hayan muerto, el escritor le confiesa a Beckett que está planteándose dejar su trabajo como inspector privado y ella le recomienda que lo medite con la almohada. “Tienes razón, lo pensaré esta noche… o mejor en la siesta”, le comenta con una indirecta Castle a la atractiva agente.