Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Castle y Beckett, su primera mañana juntos… y revueltos

Castle y Beckett comienzan el día después a su noche de pasión de la forma más romántica, pero terminan jugando al escondite.

Después de cuatro años negando sus sentimientos, Richard Castle y Kate Beckett finalmente pasan una noche juntos y deciden expresar lo que sienten el uno por el otro. La nueva temporada comienza con “la mañana de después”. El escritor y la detective empiezan a planear su día libre “…y si encargamos comida, vemos la tele, leemos un poco”. Todo parece perfecto, pero no han caído en un detalle: Castle vive con su madre y su hija.
Tras el numerito matutino con Beckett escondida en el armario y escapando, mientras Castle hace lo que puede para que su amada pueda salir por la puerta sin que su familia se entere, llega el momento de plantearse la gran incógnita: ¿Se trata de una simple aventura o están iniciando una relación de pareja?
Parece que lo suyo es amor, pero un amor de Instituto y los dos coinciden en que, por el momento, lo mejor es que no se entere nadie de su relación. Aunque no tienen oportunidad de dar rienda suelta a su pasión, ya que Ryan trae noticias frescas del asesino de la madre de Kate. Tras estudiar las pistas, los dos acuden a un edificio de oficinas abandonado y allí terminan su primera cita esposados y a merced de un asesino. Después de cuatro años esperando este momento, su vida corre peligro y Castle dice lo que todos pensamos: “si nos matan ahora me sentiría supertimado”.