Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Esther Porto, una mujer de extremos

Dicen que el perro es el mejor amigo del hombre pero para Esther Porto Matías es mucho más. Su amor por el golden retriever va más allá que el de una madre por su hijo, puede resultar hasta enloquecedor.
Tanto es así que la cantautora no sólo no concibe la vida sin él sino que además asegura que "es "La luz de sus ojos", "el ser que más le ha enseñado tanto sentimental como espiritualmente" y que le ha dado más cosas que su pareja: amor incondicional. ¿No será que Matu sustituye la falta de amor en su vida? ¿La falta de hombres? Tan indispensable es para ella que trata de poner solución a su distancia con internet , ¡ con una videoconferencia! ¿Te ha sorprendido su cita semanal? ¡Ya no queda nada por inventar!
Pero Matu no es la única obsesión de la colombiana. El deporte, la cirujía plástica y estar perfecta son el a, b, c de su día a día. Asegura que el ejercicio físico la ayudó a superar sin psicólogos el divorcio; ahora, la revista "caras, la más popular de habla hispana la ha querido recompensar con una portada pero "la retención de líquidos" le han declarado la guerra en el momento más inoportuno... ¿o el físico y su vientre plano es otra obsesión? A ella le puede relajar pero estar abdominal va, sentadilla viene... ¿pero para el resto de los mortales no es estresante?