Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Casadas Con Miami: Programa 4

Una adicta a las joyas, una cantautora que cocina y no pierde el glamour, una cita a ciegas con un pulpo venezolano y clases de sexo con Marta Vila. Todo esto y mucho más, son los mejores momentos del progrma 4 de Casadas con Mimi. ¡Opina
En el programa 3 María y Marta se conocían. Ambas son vecinas, y tras una charla compartiendo experiencias en divorcios, María convenció a María para que conociera a un amigo suyo ideal, un multimillonario venezolano muy atractivo.
María, algo reacia a este tipo de citas a ciegas acude a su encuentro con Juan Carlos, un pulpo de Caracas alucinado con la belleza de María, y con un firme propósito:"estar dentro de tí", así de directo le decía a susurros Juancar a María.

Una coca cola Light y alguna que otra "mano que se escapa hacia donde la cintura pierde su nombre", María recurre al viejo truco de la llamada. Tras una escapadita al baño, curiosamente María recibe una llamada que le hace irse de inmediato, Juancar, compuesto y sin María ve como su presa escapa.

Marta, ajena a la tarde que si vecina ha pasado intentando escapar de las garras del piropeador, pasa u agradable día en la playa con sus amigas, quienes comienzan tomando un "brunch" con champán, y acaban desfasando a base de martinis mientras mueven las caderas.

Entre amigas y alcohol, Marta se desata, y le enseña a sus amigas lo que piensa ponerse por la noche para sorprender a su novio millonario, un picardías de lo más sugerente. Así, Marta nos da pequeños consejos para mantener encendida la chispa en una relación.

Pero algo enturbia la jornada, una perversa medusa aterriza en la pierna de Marta y tras la posible idea de que alguien le orine encima, Marta decide irse a bailar, que seguro que eso le alivia el dolor.
Mientras unas huyen de sus citas y otras bailan desenfrenadamente, otras como Esther no puede más con su vida. Son tantas las cosas que tiene que hacer para que la cena que prepara para sus amigos sea perfecta, que casi no le da tiempo a elegir modelito.
Esther cocina con ayuda de su asistenta una maravillosa cena, decora la casa con flores y prepara una velada que acaba con el estreno de algunas de sus nuevas canciones. Lo que Esther no imaginaba era la sorpresa que recibiría a la mañana siguiente: Matías no tiene cáncer y por fín puede traerlo de vuelta.
Renata ultima su proyecto benéfico del desfile del lujo con su nueva modelo, Lulú. El cambio de look ha sido radical, y sin saber muy bien cómo, el acierto con Lulú ha sido tremendo. Renata ha tenido mucho ojo, y a parte de su belleza, Lulú posee una medidas de infarto, las fotos para el catálogo quedan impresionantes.
Renata no puede estar más orgullosa de su trabajo, y tras cambiarle la vida a esta empleada de mantenimiento , decide seguir con su amiga María. Pretende liberarla de toda la energía negativa que la rodea, y para ellos recurre a una sanadora que las ayude a desprenderse de la carga de estrés, casi por arte de magia.
Mientras tanto, Victoria viaja a Nueva York para realizar algunos recados, como comprarle un regalo de bodas a su sobrina. Para ello acude a una de las joyerías más exclusivas del mundo, donde además aprovecha para confeccionar su lista de regalos de Navidad.Ella elige y su marido, decide y compra. Así de fácil.