Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El poeta mendigo

Duerme bajo los soportales de la Plaza Mayor de Madrid. El asfalto y los golpes le han agriado el carácter, pero conserva su talento para el verso: “aunque él tienen nombre, ya todos le llaman mendigo, aunque tu, él y yo y tú seamos el mismo”, nos recita.