Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El injusto drama de los ‘Desahucios’ en ‘Callejeros’

El injusto drama de los desahucios en Callejeroscuatro.com

Cuatro emite el viernes 7 de octubre, a las 23.45 h., un reportaje donde entrevista a los supervivientes de la crisis que han conocido la peor cara de la recesión: los desahucios. Millones de personas que han perdido su hogar, desde que comenzó la crisis, mientras los bancos se convertían en auténticas agencias inmobiliarias

Todos los días se quedan sin casa ciento ochenta familias en nuestro país. Esto arroja un resultado estremecedor: una familia pierde su hogar cada ocho minutos y se ve literalmente en la calle. Todas son víctimas de un drama que ha irrumpido con fuerza durante la crisis: el desahucio.
Un desastre social sin precedentes que ha convertido a los bancos en auténticas inmobiliarias, alejándolos de su verdadera actividad, la dineraria. Según el Consejo General del Poder Judicial las entidades bancarias se quedarán durante los próximos cinco años con más de trescientas cincuenta mil viviendas en las que ahora viven más de un millón de personas.
Letras impagadas, complejas cláusulas difíciles de entender, problemas personales, incapacidad para solventar la deuda e impagos. Estas son algunas de las muchas razones que provocan un desahucio.
¿Qué hace usted aquí en el portal de su casa, señora? Pregunta el reportero. “Me acaban de echar de mi casa”, cuenta la mujer, una anciana sin recursos que se verá obligada a ir a dormir a casa de su hijo. “Mamá, la cama está rota. Tenemos que irnos a casa de tu consuegra”, le dice su hijo con cierta pena y apuro. Al final, Paca consigue dormir en un cómodo colchón. “Tú tranquila mamá, que todo se solucionará” le consuela su hijo antes de taparla con una manta.
En Málaga, María del Mar espera el desahucio inminente de su casa. Perdió el trabajo, y aún le quedaban por pagar 71.000 euros de una hipoteca inicial de 250.000. La letra de 600 euros al mes ahogó sus finanzas. “Aún tengo que compartir techo con mi ex marido”, cuenta pesarosa mientras sigue haciendo cajas para abandonar la vivienda.

El efecto dominó: tus padres se quedan sin su casa

Pero el caso se agrava más cuando descubres que los avalistas de su piso eran sus padres, y que ellos también se verán obligados a dejar su piso. Efecto dominó. Ellos avalaron con su piso a su hija y todos pueden acabar en la calle
A Carmen y a su hija Mercedes, el desalojo les llegó hace tiempo. Vivían de alquiler en un piso del Instituto de la Vivienda de Madrid, pero dejaron de pagar la renta de 400 euros y acumularon una deuda de 2000. Hoy duermen en un parque de Orcasitas, en una chabola construida con sus propias manos, una situación extrema en la que viven cientos de miles de personas.
Cuando termine 2011, más de 65.000 familias ya no vivirán en la que era su casa, pero… ¿Quién tiene la culpa? ¿La burbuja inmobiliaria? ¿Los bancos? ¿O acaso quisimos vivir por encima de nuestras posibilidades? ¿Es todo una estratagema del sistema y los poderosos para hacerse con más y más recursos?
Desahuciados es un reportaje de Carlos Cachafeiro