Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

“No me educaron para estar pidiendo"

Vino a España para estar junto a su familia. Desde hace 10 meses vive con sus tres de sus hijos en una chabola, dos de los cuales han desarrollado trastornos mentales por vivir en estas condiciones: Uno de ellos ha desarrollado Síndrome de Diógenes. El otro es esquizofrénico y ha llegado a amputarse los genitales. “No me educaron para estar pidiendo. Sólo nos queda rogar a Dios, que no sé si existe”, sentencia la sintecho.