Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Callejeros' visita algunos de los gastos más escandalosos e inútiles de nuestro país

Escuchamos la explicación que nos dan desde los ayuntamientos

Álvaro Martín hace un recorrido por nueve ejemplos de la falta de previsión de las comunidades autónomas, cuando no del despilfarro más flagrante, antes de la crisis. Aeropuertos y autovías fantasmas, hospitales, residencias y guarderías que ahora no hay dinero para usar y edificios de arquitectos estrella sin motivo alguno.
El aeropuerto de Castellón
Ha costado 151 millones de euros, pero de momento los aviones pasan del largo por el aeropuerto de Castellón. A esto hay que sumar una estatua que ha costado más de 300.000 euros. Muchos ven en la obra la cara de Fabra y lo consideran un monumento al despilfarro. Eso sí, el director, Juan García Salas, cobra 84.000 euros anuales (mas que el presidente de la Generalitat) por administrarlo.
La A-14
En la carretera que va de Lleida a Val d’Aran (N-230) hay siete kilómetros de autovía que no ahorran tiempo al viajero ni conducen a ningún sitio. Muy pocos coches pasan por aquí, a pesar de que ha costado más de 30 millones de euros hacerla.
La ciudad de la Cultura de Santiago de Compostola
En enero de 2011 los príncipes de Asturias inauguraban un costosísimo complejo inacabado cuya principal finalidad es dar a conocer la piedra gallega. Una inversión de 400 millones de euros sin apenas uso de la que aún faltan dos edificios por construir.
La guardería de Cala de Mijas (Málga)
A finales de 2010 se invirtieron  dos millones de euros en la construcción de una guardería  pública en la localidad de  Cala de Mijas (Málaga).  A día de hoy, Lourdes Burgos, consejera de educación del ayuntamiento, espera poder venderla a alguna iniciativa privada. Nos dice que aún no se ha concertado la guardería con la junta de Andalucía porque, simplemente, no hay dinero para abrir este centro.
El hospital de Liria (Valencia)
El hospital comarcal de Liria (Valencia) tiene los accesos tapiados. Más de 25 millones de euros invertidos en un edificio inacabado. Unos siete millones de euros, en principio del erario público, harían falta para ponerlo en marcha.  
Guillermo Ferrán, director general de Ordenación y Asistencia Sanitaria, de la Generalitat Valenciana  confiesa que  “esta crisis ha sorprendido”. Aludiendo a la parte del centro que ya está terminada,  comenta que “hay que ver la botella medio llena y no medio vacía”.
El bosque de acero (Cuenca)
Este peculiar edificio situado en Cuenca e ideado por Rafael Moneo costó 7.700.000 euros. Aún se le busca un uso. La construcción, situada en Cuenca, está prácticamente abandonada y hay un concurso de ideas para ver qué utilidad se le da.
La residencia de ancianos de Cañete
Tres residencias de mayores en Cuenca esperan el visto bueno de la comunidad para ponerse en funcionamiento. Visitamos, la de Cañete. Según nos cuenta Juan José García Ferrer, director general de Mayores, Discapacidad y Dependientes en Castilla La Mancha, no se abre porque no se ha terminado, para lo cual faltan unos 150.000 euros.  El coste total del edificio se estima en algo más de 4.500.000 euros.
El tranvía de Alicante
Los raíles para el tranvía de Alicante están puestos. Sólo falta el tren. Camps prometió en 2009 poner el tranvía en esta ciudad valenciana. A día de hoy observamos que los chicos juegan al fútbol y los coches aparacan en las infraestructuras que costaron más de 100.000 milllones de euros (según estimaciones) y que, de momento, no sirven para nada más. 
La Muela (Zaragoza)
Pero la palma del despilfarro probablemente se la lleve la localidad de Muela, en Zaragoza. Una deuda de 30 millones de euros pesa sobre  este pueblo de no más de 5000 habitantes. El motivo, los ‘caprichos’ de la anterior administración encabezada por María Victoria Pinilla, acusada en el chiringuito urbanístico que investiga la ‘Operación Molinos’ y a la que ‘Callejeros’ tuvo oportunidad de entrevistar. El programa visita en Muela una plaza de toros cubierta, tres museos, un aviario, un auditorio y un centro deportivo que es cinco veces más grande de lo necesario.