Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Especial Callejeros: Extralujo

Un reloj de 650.000 euros- más de cien millones de las antiguas pesetas-, que no tiene oro ni diamantes... tan solo acero. Una botella de agua de 1.000 euros para calmar la sed de lujo. "Extralujo" es un reportaje de Alejandra Andrade y Juan Antonio C. Arias
Por un coche Pagani Zonda de 750 caballos de potencia, se puede pagar un millón de euros. En el puerto de Barcelona, un armador vende un yate de lujo con los mejores acabados posibles y con una enorme terraza con vistas a las estrellas. En la nevera del "porche", comida y bebidas frías, para hacer "las típicas" cenas de verano sobre un barquito de... diez millones de euros. Según la leyenda, una copa de vino da salud, dos amor y tres sueño... pero ¿y si esa copa sale de una botella de 10.000 euros? Todo tiene un precio y siempre hay alguien dispuesto a pagarlo. De hecho, "este joven catalán con gafas acaba de encargar 7.000 euros en vino y champán para estas fiestas", comenta con absoluta normalidad el dependiente de una exclusiva tienda de caldos de uva.
En el Hotel Arts de Barcelona, la noche en una habitación exclusiva cuesta 2.600 euros. Cuando el cliente levanta el auricular del servicio de habitaciones, no pide un sándwich mixto, sino un helicóptero para dar una vuelta por Barcelona...dentro de media hora.
"Mi abuelo le hizo los trajes a Azaña, mi padre al Generalísimo y yo al Rey Don Juan Carlos", comenta el sastre real. Los Zapatos del Alcalde de Madrid Alberto Ruiz Gallardón o la cama en la que duermen los reyes de Suecia, que cuesta 50.000 euros, no son nada comparados con el collar de diamantes de 400.000 euros que venden en una joyería. La misma que vende un teléfono móvil- para llamar y recibir, sin artificios tecnológicos- de 12.000 euros, porque está recubierto de joyas.