Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Callejeros: Parques con interés

Los principales parques de las grandes ciudades se han convertido en polo de atracción de miles de turistas. Por su interés paisajístico o cultural son enclaves imprescindibles para muchos vecinos de estas ciudades
Madrid, Sevilla o Barcelona, entre otras, cuentan con auténticas joyas para disfrutar a cualquier hora del día. Sin embargo, estos parajes tan singulares también tienen una doble cara: "robos, venta ambulante, mendicidad, sexo, violencia, drogas, prostitución..."
Parque del Buen Retiro de Madrid. Joya del patrimonio artístico-natural de Madrid es el principal pulmón verde de la capital de España. Es un lugar frecuentado por familias con niños, deportistas y una visita obligada para todos aquellos turistas que recorren la ciudad. Durante todo el día, pero especialmente al caer la tarde, se convierte en el lugar preferido por las redes organizadas de camellos, de origen africano, para vender hachís. Aquí bandas rivales protagonizan también algunos incidentes violentos en los que tiene que intervenir la Policía. A plena luz del día El Retiro se convierte a diario en lugar de encuentro de hombres homosexuales que mantienen relaciones sexuales entre los arbustos del gran pulmón verde de Madrid. "En Este paseo solo encontrará hombres mirando a todos lados para ver si ligan algo", nos dice un jardinero del parque.
Parque Güell de Barcelona. Es un gran jardín con elementos arquitectónicos situado en la parte superior de la ciudad. Fue diseñado por el arquitecto Antoni Gaudí, máximo exponente del modernismo catalán. Construido entre 1900 y 1914 fue inaugurado como parque público en 1922. "Desde niño vengo aquí, casi todos los días", asegura Julio, el guía más querido del Parque Güell. La venta ambulante, incluso de comida, ha transformado el escenario de este parque que visitan miles de turistas a diario. Los vecinos se quejan y llaman a la Policía para que intervengan contra el "top manta".
Parque de María Luisa de Sevilla. Es el jardín público o parque más famoso de la ciudad y uno de sus pulmones verdes, además ha sido declarado Bien de Interés Cultural. Turistas de todo el mundo quieren disfrutar de este enclave subiéndose a un coche de caballos. Algunos son víctimas de fraude en el precio de las carreras, llegándoles a cobrar hasta 50 euros por viaje.
Parque de la Ciudadela de Barcelona. Fue durante muchos años el único parque de la ciudad de Barcelona. Fue construido en los antiguos terrenos de la fortaleza de la ciudad (de ahí su nombre Ciudadela) a imagen y semejanza del Jardín del Luxemburgo de París. "Un lugar maravilloso", nos dicen los vecinos y también los visitantes, mientras somos testigos de un auténtica pelea entre indigentes que viven en el parque.
El Templo de Debod de Madrid. Es un templo del antiguo Egipto situado junto a la Plaza de España. Fue un regalo de aquel país a España en el año 1968, en compensación por la ayuda española, tras el llamamiento internacional realizado por la Unesco para salvar los templos de Nubia, principalmente el de Abu Simbel, en peligro de desaparición debido a la construcción de la presa de Asuán. Por la noche el paisaje se transforma y se convierte en lugar de botellón, cruising y prostitución callejera. "Soy la princesa del parque", presume picaronamente una transexual que ofrece sus servicios en la acera del Templo.
"Parques con interés", es un reportaje de Esther Vicente.