Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Es completamente imposible decomisar todo lo que pasa por la aduana"

La venta de tabaco de contrabando es un negocio encubierto para muchos gibraltareños. El precio de una cajetilla en el peñón es mucho más barato que en España. El límite para pasar la aduana son 200 cigarrillos por persona, pero sólo se considera contrabando si el tabaco es ocultado. Es delito a partir de 15.000 euros en cajetillas. Por debajo de esa cifra, es sanción y el vehículo se queda en la frontera.