Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

En el pueblo no gustan los gitanos

La celebración reporta ingresos a Santas Marías del Mar y atrae a buen número de turistas y curiosos. Con todo, muchos habitantes del pueblo no ven esta fiesta con buenos ojos. “Este pueblo está harto. Se convierte esto en una ciudad de gitanos y cada vez ponen más cemento para que no nos podamos poner”, nos comenta José, apodado ‘el Bardem gitano’. Una panadera de allí prefiere no mojarse, pero observa que aparcan por todo el pueblo y siembran el pánico. José la comprende y tampoco simpatiza con los vándalos que dan mal nombre a su raza: “Mucha gente hace lo que quiere. Piden pan, no lo pagan. Son gitanos, son pesados”.