Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Callejeros: 'Adiós a La Fábrica'

Primeras imágenes de 'Adiós a La fábrica'cuatro.com

Aquí conocimos a Lili una joven de tan solo 18 años que vivía con su madre, sus “titos” y un grupo de personas castigado por la vida y la miseria. El Ayuntamiento de Huelva ha redactado ya la orden de desalojo para demoler el edificio de forma inminente.

Lili se ha ido a vivir a una casa ocupada, que comparte los fines de semana con su nuevo novio. El Portu fue detenido por tráfico de drogas en la frontera de Ceuta por donde intentaba introducir cinco kilos de hachís. Después de pasar por la cárcel ha conseguido el tercer grado y permanece ingresado en un centro  de internamiento. “Aquí sueño todas las noches con mi novia a la que pienso llevar al altar y formar una auténtica familia”.
Lili solo quiere pensar en el futuro y romper con todo su pasado. Ahora cumple con los servicios sociales y está aprendiendo una profesión para ganarse la vida como camarera, “sin embargo me gustaría un día poder estudiar magisterio”.  Lili quiere olvidarse de su paso por La Fábrica y empezar una nueva vida con Portu y sus amigos “ellos son ahora mi verdadera familia”.
Su tito, Enrique, conocido como El Lepero, también ha abandonado La Fábrica para ocupar otra vivienda en compañía de Manuel, el hermano de Tomás, el otro tito de Lili. El Lepero reconoce “pasé por la cárcel por varios delitos de agresión y estoy con un tratamiento de metadona por mi adicción a las drogas”. Ahora se ha enamorado y asegura “estoy agotado por la pasión de mi novia”.
En La Fábrica continúan algunos de sus primeros ocupantes, hasta que se ejecute su demolición:
José tiene 30 años y desde los 18 ha estado en la cárcel. El está dispuesto a aguantar hasta el final en compañía de sus nueve perros, “ellos son los que me han dado la verdadera felicidad”.
Víctor es lituano, asegura que llegó aquí después de una ruptura sentimental. “Al principio todo me fue muy bien, llegué a ganar mucho dinero pero ahora me he quedado sin nada”. Asegura que después de La Fábrica solo le queda vivir en la calle.
MDSPGL20130613_0003