Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Callejeros se acerca a las familias que 'pasan hambre'

En España hay más de doce millones y medio de pobres, según el último informe de la Red Europea contra la Pobreza y la Exclusión Social. Una cifra que aumenta cada año en nuestro país en un millón de personas más. Sara, Javier, Vanesa o Cristian son solo algunos de los rostros que cada día aumentan estas cifras. Javier lleva desde los 16 años viviendo en la calle y asegura “tengo que pedir limosna todos los días para poder comer”.

Sara tiene cuatro hijos y no cobra ninguna prestación económica desde 2008. “Es muy duro que tus hijos te pidan pan y leche y tu no tengas nada que darles”, afirma emocionada.
En España se arrojan cada año nueve millones de toneladas de comida a la basura, 50.000 kilos proceden de los supermercados. Cuando cierran estos establecimientos surge un mundo paralelo. Gente sin recursos, sin nada que llevarse a la boca sale a la calle a coger comida de la basura. Rafaela, tiene 68 años y cada domingo acude al mercadillo de Tetuán, en Madrid, a recoger la fruta y verdura que desechan los vendedores. “Con los 300 euros que tengo de pensión no me llega”, asegura. Los tenderos la tratan como “si fuera nuestra madre”, aunque afirman que Rafaela no es la única que acude cada domingo a por comida a los cubos “para la basura no hay edad”.
La última reforma del gobierno sobre la ley de dependencia, supuso un recorte de un 15%. Teodoro y sus dos hijos menores son dependientes. En su casa han pasado de ingresar 1.1140 euros a 850 al mes. Teodoro asegura que “ha tenido que dejar de tomar su medicación contra el cáncer para que puedan comer sus hijos”.
Según la federación española de bancos de alimentos, un millón y medio de personas acuden cada años a recoger comida a estos centros. Mercedes desayuna cada día en el Comedor Social San Simón de Rojas, en Móstoles. Allí le dan café, galletas y un bocadillo. “Yo solo me como la mitad, el otro trocito lo guardo para mis nietas”, comenta mientras guarda el resto en una bolsa.
Más de dos millones de niños viven bajo el umbral de la pobreza en España, según el último informe de UNICEF. Sobreviven gracias a la caridad. Este es el caso de Vanesa, su marido Sergio y sus tres hijos menores. En la Asociación a la que acuden a por alimentos llevan dos meses sin recibir nada. “Mira como esta mi nevera, lo poco que tengo me lo han dado” afirma Vanesa mientras prepara unos espaguetis. Que un día más comerán sólo con tomate frito.
“Paso Hambre”,  es un reportaje de Sara Puertas