Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Callejeros': Madame

'Callejeros': Madamecuatro.com

"Aquí venían muchos padres con sus hijos para que perdieran su virginidad"


Son las reinas del burdel. Conocidas como alcahuetas, celestinas o mamis las ‘madames’ reciben a los clientes y presentan a las chicas disponibles.
Aquí venían muchos padres con sus hijos para que perdieran su virginidad”. Quien así habla es Estela, una mujer de 58 años que trabaja como Madame en un burdel del municipio de Tomelloso, en Ciudad Real. Está casada y a su marido y a su hijo nos les importa que haga este trabajo que ella considera “muy difícil, ya que las mujeres somos muy complicadas, nunca estamos contentas”.    
Todas las chicas me llaman mami y muy pocas me llaman por mi nombre”, nos dice la madame responsable de un burdel de Valencia al que nos lleva un taxista de la capital del Turia que asegura “he llevado a muchas mujeres hasta este tipo de locales persiguiendo a sus maridos infieles”. 
Madame Sara trabaja desde hace dos años en un burdel de Barcelona “mi hija estudia Medicina y yo me sacrifico para que ella pueda tener un futuro”. En Castellón, Graciela regenta un macro prostíbulo conocido en toda la provincia, tiene cuarenta habitaciones y cuatro suites de lujo. “Aquí tenemos entre todas una relación de familia yo además también fui prostituta y conozco este negocio mejor que nadie”. 
Lidia Artigas es el verdadero nombre de la madame más legendaria de Cataluña y que todo el mundo conoce como Señora Rius. “Mi madre también hacía señores  y yo comprendí muy joven que nunca más volvería a pasar hambre y que medicaría para siempre a esta profesión”. 
Ludi tiene 45 años y lleva 26 como madame de una sauna en Valencia. “Yo prefiero que me llamen mami”. Paola de 46 años también trabaja como madame en Sevilla y se queja de los efectos de la crisis en el sector “están cerrando muchos locales, incluso tenemos una lista de clientes con servicios sin pagar, como es el caso de este doctor que nos debe 1.745 euros”. 
También encontramos a un hombre que regenta un local en Barcelona. Es brasileño y asegura que “los caballeros se sientes más tranquilos con un hombre al frente de este negocio”.    
 “Madame”, es un reportaje de Carlos Cachafeiro.