Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ángeles no puede más

La dación de pago la dejó sin casa, se encuentra ahora en una casa de acogida y el teléfono no para de sonar para reclamarle pagos.

Ángeles está en paro ya no sabe qué hacer ni qué decir a los que la persiguen para cobrar.