Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Algameca Chica

El equipo de Callejeros ha pasado un verano de sol y playa y su primer destino de la temporada es "La Algameca Chica". Un lugar apartado de las grandes concentraciones de bañistas y que sólo conocen los vecinos de Cartagena (Murcia). Viernes 4 a las 21h30
Los vecinos de La Algameca le llaman "el Caribe de los pobres", un lugar de veraneo tranquilo y familiar donde el bañador y las chanclas es el uniforme diario. En el poblado viven más de 90 familias en barracas de madera. Sin agua y sin luz pero con alegría de sobra. Garrafas de agua viajan de de ida y vuelta para poder beber y ducharse. Bidones y cables que cruzan de un lado para otro adornan este paraje único a orillas del Mediterraneo. La música la pone un ruidoso motor de una antigua panadería que les proporciona las seis horas de electricidad al día.
Rifas organizadas entre vecinos para ganar un simple cartón de leche. Doradas fritas cocinadas apenas un minuto después de ser pescadas. Peleas de gallos y paseos en pony para pasar la tarde. La Algameca Chica, es un lugar peculiar. Casas ilegales en terrenos del Ministerio de Defensa dónde conviven más de 90 familias.
150 años de historia en unos terrenos que pertenecen al Ministerio de Defensa. Por eso, ni el Ministerio ni el Ayuntamiento de Cartagena se hacen responsables de unas viviendas ilegales que carecen de las necesidades básicas. Decenas de bidones decoran todos los tejados de las barracas, una imagen que crea rechazo en los propios cartageneros. Pocos se atreven a entrar, aunque aseguran los vecinos de la Algameca Chica, el que lo hace, no quiere salir.
"Sólo somos personas normales aunque, la mayoría, sin recursos económicos para veranear en otro lugar", afirman con rotundidad y bastante molestos con su actual situación. Para este poblado de pescadores, cada verano puede ser el último. De momento, y con el peligro constante de que les echen, la historia de sus barracas ha sobrevivido un verano más.
La Algameca Chica es un reportaje de José Miguel Almagro