Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¡La novia por ocho vacas!

El padre de la chica decide si acepta al joven, fija la fecha de la ceremonia y empiezan a negociar la cuantía de la dote, formada por animales y mantas. El novio y los hombres de su familia son los encargados de comprarla y entregarla en la casa de la prometida, donde les reciben las mujeres con canciones tradicionales que confirman el amor y la celebración del enlace. Los preparativos de una boda masái se inician cuando el pretendiente se interesa por una de las vacas de la familia de la novia para más tarde mostrar sus verdaderas intenciones. La religión masái es animista y el dios de la lluvia, Ngai, es su figura suprema.