Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Callejeros Viajeros' nos invita a una 'Boda balinesa'

Bajo el rito balines asistimos a una boda en el poblado de Desa Antap, situado en Bali, una de las 33 provincias de Indonesia y también conocida como la Isla de los Dioses.

Como toda boda que se precie se celebra en la casa del novio “donde tradicionalmente se cuenta con un pequeño templo familiar para rendir homenaje y orar a los dioses”.   
Una semana antes los novios participan en una sesión fotográfica muy variada de vestuario y localizaciones por los lugares más típicos de la isla. Después toda la familia del novio participa en la decoración de la casa donde se celebrará la ceremonia y donde vivirán definitivamente el matrimonio.
La tradición balinesa destaca que el equilibrio es lo más importante de la cultura indonesia “por eso se rinde culto tanto a los espíritus del mal como a los del bien”. La boda recoge también ritos de tres creencias diferentes: hinduismo, animismo y budismo.
Durante los preparativos toda la familia se vuelca sobre todo en la elaboración de la comida para unos quinientos invitados, ya que asisten también todos los  vecinos del poblado. 
El día de la boda los asistentes hacen entrega de los regalos tradicionales: Azúcar, café y arroz. La ceremonia se inicia con el plato fuerte de los rituales de una boda balinesa: El limado de dientes. “Todos los balineses antes de morir tienen que cumplir este ritual para ahuyentar los malos espíritus”. También se golpea los colmillos de los novios, de forma simbólica, para cortar la ambición.
Toda la comitiva encabezada por el novio se traslada hasta la casa de la novia para recogerla y que se despida de los suyos ya que a partir de ese día vivirá con su familia política. Cumplen también con los rituales de despedida de los espíritus y dioses de la que ha sido hasta ahora su casa.