Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jaume lo dejó todo por el paraíso

Jaume llegó por primera vez a Madagascar en el año 2004. "Lo dejé todo por vivir un sueño. En este lugar he encontrado la magia, algo muy especial". Uno de sus rincones favoritos es donde se encuentran los populares baobad, que solo existen en África y Australia. "Me gusta abrazar a estos árboles por la energía que transmiten. Llegan a tener hasta dos mil años y acumular en su interior hasta 20.000 litros de agua".